lunes, octubre 06, 2008

CENTRO COMERCIAL CIELOS ABIERTOS


Foto cortesía de Photobucket.com

Todos los quindianos debemos de sentirnos de plácemes con el premio otorgado al proyecto del Centro Comercial Cielos Abiertos, Calle Real de la 14 en Armenia, en el marco de la XXI Bienal de Arquitectura 2008.
El premio se dio en la categoría que tiene que ver con la recuperación del espacio público que, como en el caso de la peatonalización de la carrera 14, ha sido muy provechoso para el entorno de la ciudad y sus habitantes.

Desde una óptica turística, “La Calle Real” es un valor agregado de gran peso, los turistas, dentro de nuestros planes de viaje, siempre hemos incluido tiempo y dinero para las compras, lo importante es hacer esta actividad lo suficientemente atractiva, precios llamativos, buenos productos incluida muestra local de lo “HECHO CON ORGULLO EN EL QUINDIO, COLOMBIA!” y, muy importante, la presentación de los mismos; todo lo anterior enmarcado dentro de un entorno como el de la Calle Real, con un nivel de atención y servicio como solo los quindianos solemos hacerlo, tienen que traducirse en éxito.

Hay que hacer bulla a nivel nacional e internacional con este premio, me imagino que la SCA no pondría objeción alguna a la divulgación del mismo, tomar esta divulgación entre todos y contarlo a los 4 vientos. Hay que darle la connotación de un centro comercial más, en libre y sana competencia con los otros que hay en Armenia. Estoy seguro que dentro del análisis de mercado previo que hicieron, cuando estaban en la tapa de concepción una de la fortalezas era, es y será precisamente estar al aire libre con el cielo como techo, ¡espectacular!

La clientela para la Calle Real debe de segmentarse de acuerdo a los volúmenes de clientes de la siguiente manera:

LOCALES: Estos son los clientes de la zona, los que viven aquí, y que hay que tener cautivos y mimados los 365 días del año, para esto se pueden pensar distintos eventos culturales a todo nivel como arte callejero, muestras de los diferentes municipios del departamento aprovechando sus fechas aniversarias; muestras de carros antiguos ¿que tal una muestra mensual de “cosas viejas” (el mercado de las pulgas) el último sábado de cada mes?. Ideas hay muchas, solo es cuestión de pensarlas de acuerdo a lo que los locales quisiéramos ver.

TURISTAS: Arte callejero, danzas locales, saltimbanquis, payasos para los niños, magos, pintores, caricaturistas, calígrafos, y todo lo que la mente se pueda imaginar, adicional a esto, pensar en muestras gastronómicas, foros, etc. Se me ocurre incluso un grupo de artistas recrear alguna vivencia de la armenia de principios del siglo XX recorriendo la calle con carretas y vestidos a la usanza de la arriería, mi mente vuela pensando en cosas lindas para mostrar.

En los puentes de fin de semana se puede ver la posibilidad de abrir hasta las 10 u 11 de la noche, inicialmente los Viernes, Sábados y Domingos, precisamente pensando en estas corrientes turísticas que tendrán actividades para hacer en familia en horas que no presentan conflicto con las actividades del día, como lo son las visitas a las atracciones del campo.

Ya ven, hay mucho para hacer y vender, hay que promocionar la imagen del Centro Comercial traducida en un logo que sea utilizado por todos los almacenes que son parte del mismo, y no está demás, cuando salga el logo de la Marca Quindío, usarla allí, ya que esas bolsas de compras son excelentes vehículos de promoción.

Ojalá que en el futuro podamos darle un “hermano” a este proyecto urbano: La Estación del Tren, seguro que se gana otra bienal de Arquitectura.

Estos 2 atractivos turísticos urbanos, y algunos más que se irán sumando, vendrían a ser en el ámbito urbano lo que los parques lo son en el rural; felicitaciones una vez más a todos los componentes del producto Cielos Abiertos ó mejor “Calle Real”

Hasta la próxima!

Ivanres49@hotmail.com

1 comentario:

Nicolas Restrepo dijo...

Muy bueno, la foto además lo contextualiza muy bien, yo cuando lo leí, por mas que sabía que era esto, no alcanzaba a hacerme la imagen mental del centro comercial abierto, muy chevere paparcero.